Internet de las cosas

El uso más popular de Internet hoy en día es su acceso a través de móviles y ordenadores, pero cada vez existen más participantes en esta red. La evolución de la tecnología ha permitido que aparatos, utensilios y objetos de nuestro entorno también se conecten a Internet para poder se controlados o actuar sobre ellos.

La clave para la evolución del Internet de las Cosas se encuentra en la electrónica que permite conectarlos a la red. Esta electrónica debe ser de tamaño reducido, económica, consumidora de poca energía y lo más importante, que cuente con protocolos de comunicación que le permitan conectarse a Internet. En Embeblue somos especialistas en el diseño y fabricación de este tipo de electrónica.

El uso de estas tecnologías permite desarrollar nuevas aplicaciones en diversos campos: telemedicina, domótica, sensórica, dispositivos para smartcities, gestión de almacenes, geoposicionamiento en interiores, gadgets que se conectan con el teléfono… Las posibilidades son muchas debido a la flexibilidad de la electrónica con la que trabajamos.

Orientado a conexión

orientado_a_conexion2
Para que los objetos puedan conectarse con la red o con nosotros la electrónica debe de contar con el protocolo de comunicación más adecuado para cada caso. Trabajamos con tecnologías como Bluetooth Low Energy, Zigbee, Wifi, 3G, NFC y protocolos propietarios.


Electricidad de tamaño reducido

mano_txiki
Con el objetivo de poder integrarse en nuestro entorno, la electrónica debe ocupar lo menos posible. Actualmente manejamos módulos completos de computación y comunicación que ocupan el área de una moneda de dos euros.


Low Energy

low_energy2
La gran autonomía de este tipo de electrónica es vital para que cumpla su función sin molestar a los usuarios y pueda funcionar sin conectarse a la red eléctrica. Contamos con dispositivos que pueden durar hasta un año con una simple pila o energéticamente autosuficientes mediante placas solares o técnicas de energy harvesting.


Económico de producir

economico_de_producir
Conocer bien los procesos de producción y diseñar cuidadosamente para reducir componentes, tamaño y complejidad de fabricación nos permite llegar a unos costes muy competitivos en el mercado, incluso con fabricación local.

avanza hacia abajo